Diario de una Novia x Pau Galloni

Diario de una Novia x Pau Galloni

Diario de una Novia x Pau Galloni

Había fantaseado toda mi vida con el vestido de novia pero, por algún motivo ilógico, cuando decidí casarme no fue lo primero en lo que ocupé mi cabeza.  La búsqueda empezó seis meses antes del casamiento, en mayo de 2019. Entre las dos opciones que tenía –vestido “to go” o a medida–, tenía preferencia por empezar uno de cero. Visité pocas diseñadoras, para ser honesta, pero en mi primera entrevista con Valentina supe que su energía me iba a hacer el camino más fácil. Aterricé en su atelier de Belgrano con ideas poco claras y salí con el vestido de mis sueños dibujado en un papel. Fue amor a primera vista, motivo suficiente para darle mi voto de confianza.  

En cada uno de los cinco o seis encuentros que tuvimos, Vale disfrutó del proceso conmigo y me supo leer en todo momento. La primera señal fue cuando me llamó, un día después de conocernos, para decirme que había encontrado un género, bordado en hilos de seda, que me iba a enamorar. Y así fue: aunque probamos miles de opciones, me quedé con la tela que ella me había seleccionado.

 

La parte más linda de este proceso fue haber descubierto a la persona, lejos del glamour y las excentricidades que conviven en la moda. Valentina fue más que la hacedora de mi vestido de novia, se convirtió en una confidente. Con una pasión desinteresada por ayudar al otro, no sólo me compartió el contacto de la agencia de viajes que terminó armando mi luna de miel, también se copó diseñando el vestido de mi mamá y suegra, me prestó sus anteojos de sol para darle esa vuelta de tuerca al look del Civil y se entusiasmó "craneando" una cola de dos metros, repleta de flores, que estaba fuera de mi presupuesto… 

La generosidad es el valor más grande que tiene Valentina Karnoubi, y una dulzura que hace de este proceso un hecho inolvidable. 

Vale, gracias por los tantísimos cafés, los mates lavados, por presentarme a Ani y a Nilda y por el brindis final. Por siempre agradecida con vos.