Las mujeres somos todas una, mi amor

Las mujeres somos todas una, mi amor

Las mujeres somos todas una, mi amor

¿Qué significa la belleza para las mujeres hoy? Solo puedo hablar de lo que sé y lo que sé es lo siento desde siempre. Para mí la belleza de ser mujer se aleja de las construcciones sociales obvias que nos ponen en el lugar de objeto de deseo masculino y en su lugar nos acercan 1. al amor propio. 2 hacia otras mujeres.

Siempre estuve rodeada de mujeres hermosas, fuertes y extraordinarias. Amigas, familiares, conocidas, colegas. Los grupos de mujeres más que grupos son equipos y me siento orgullosa de jugar de su lado de la cancha. Hay una conexión entre nosotras - hoy la llamamos sororidad - que simboliza un vínculo más allá de la amistad o de la no amistad; solo por compartir la experiencia de ser mujer en este mundo cruel tenemos la responsabilidad de acompañarnos, sostenernos y celebrarnos. Digo celebrarnos porque de esa forma nos eliminamos como competencia y nos convertimos en aliadas. Juntas nos movemos, separadas nos quedamos quietas. 

La belleza femenina es plural, indescriptible en su propia naturaleza; mientras más nos alejamos de los ideales impuestos, mas no acercamos al poder de la belleza de nuestra propia existencia como seres conectados con las emociones y básicamente con todo lo bueno de la vida: comer, beber, besar, dormir y estar entre amigas.

Sería ingenuo creer que no nos vemos afectadas por el concepto de belleza hegemónico que nos imponen - y nos auto imponemos- desde los medios de comunicación. Lo peligroso del mensaje hegemónico es que anula cualquier otro tipo de mensaje, cualquier otro tipo de cuerpo y de mujer. El problema con la promoción de la hegemonía es que impone un modelo de mujer y nos hace creer que si no somos eso, no valemos nada. La mirada del otro sobre nosotras nos define...cuando deberíamos tener el derecho a definirnos a nosotras mismas. 

No creo en la belleza que la mayoría de los medios de comunicación quieren imponer, porque no creo que la belleza sea algo que pueda imponerse. La belleza es lo que cada uno quiere que sea. Es tener el pelo enredado, la lengua teñida por helados de palito (o por vino tinto) y las uñas despintadas. Es la forma en la que hablamos, en la que nos movemos. Es conocernos y estar en paz con eso que somos. La belleza que quieren hacer de nosotras no se acerca en nada a la que realmente poseemos.


Decir que las mujeres somos todas una es decir que todas vamos a estar de la mano caminando juntas aunque no nos conozcamos. Que nuestra belleza radica en esa unión y en la búsqueda de nuestro poder femenino que se nutre del encuentro, de nuestras metas y nuestras experiencias. Los talles, los tonos de piel, las pecas y lunares, las arrugas, la edad o cualquier otro parámetro mediante el cual nos hayan querido imponer cánones imposibles, son parte de quienes somos y de quienes fuimos; la belleza es nuestra amigas, porque estamos juntas.